Desenlace

Os comparto mi contribución de esta semana en Letras & Poesía  Desenlace

 

Anuncios

La noche de los seiscientos millones de gatos

Pues hoy os dejo otro Microrrelato para el reto de escritura de noviembre «Escribir jugando» del blog de Lídia

Reto – Noviembre

  • Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
  • En tu creación debe aparecer la imagen del dado: un gato.

20180901_123704

Reto opcional:

  • Que la historia suceda el Día de Todos los Santos (como hoy).

Y allá va:

Hoy, Día de Todos los Santos, debe dar comienzo nuestra revolución. Apenas he podido dormir y cuando lograba hacerlo extraños fantasmas me franqueaban el paso que debo recorrer con mis hermanos, aturdiéndome, recordándome en todo momento el peso de la responsabilidad que recae sobre mis hombros. Hoy seiscientos millones de gatos saldremos a las calles para poner fin a la doméstica dictadura de sus actos inhumanos y volveremos a ser simples gatos salvajes, pero libres.

Deuda del alma

Desde que hallaste la manera

de transfigurar la primera sensación

en una invitación al amor

soy cadáver prisionero

de tu extraño modelo.

Quiero despojarme de la materia

compañera de vacíos

cargados de silogismos

causa-efecto sin sentido,

que ya no siento ni padezco,

que solo me queda

esta eléctrica impaciencia de vuelo,

ansias de ventanas abiertas

que anuncien resurrección:

deuda del alma

al cuerpo.

̴ Sol de octubre ̴

Sol de octubre que aún calientas,

dame brío, dame fuerzas,

encárnate en mi piel,

sé mis respuestas,

que yo sólo sé que me despiertas

con la ilusión de verme sonreír

a pesar de las pesadas piedras

que llevo en mi corazón,

en mi maleta,

en el amargo querer compartir

todo aquello que me inquieta.

Sol de octubre que me entregas

esta finalidad, esta meta,

enciérrate en mí,

en mi alma resuelta

que juntos seremos la presencia

que encierra el otoño en la certeza

de su insaciable sed…

de belleza.

∼ Eco ∼

Sólo queda el eco sombrío de amarte,
la palabra sorda, la palabra muda,
el rencor en cada esquina de mi piel,
que te aguarda con amarga inquina,
el beso del aire denso que se conjura
para reclamar tu cuerpo y sus espinas.

Sólo nos queda el viaje a ninguna parte,
la mirada esquiva, la mirada curva,
así que hagamos un trato en el papel:
no soñaré ni un minuto más de ningún día
ni con tu templo erigido a las dudas
ni con tu dolorosa, parca sonrisa fugitiva.

Porque ya no quiero arder,
no quiero ser contigo,
solo quiero volver,
reencontrarme,
ser testigo,
renacer,
ser desafío,
proclamarme,
monarca, canciller,
rebelde y dios vencido,
y romper a volar, correr, crecer.

Que sólo quede el eco de que una vez
te amé sin guión ni partituras,
que traté de calmar tu sed
pero tu sed no entiende de enigmas,
que sólo vivía de conjeturas
que en mi vida ya no tienen sitio.

Esencia

Por las grietas de octubre

se escapa el tiempo herido,

la húmeda nostalgia, el vacío,

y el consuelo inherente, unido,

a veces dulce, a veces amargo,

a veces tan extraño y perdido.

Y pronuncio los nombres de todo,

como algo insólito, como un niño,

como si una palabra fuera conjuro,

esencia y presencia, hechizo,

que hace salir de su letargo,

el extracto, el alma, el sentido.

Digo corazón y siento la máquina,

el latir acuoso, el ingrato litigio,

el agujero negro, el negro pozo,

donde se hilvanan mis sinsentidos,

y descansan ilusiones y asombros,

miedos, agobios, ruidos.

Digo manos, y estas me miran

como si no fueran conmigo,

con las palmas boca arriba,

como si buscaran cobijo,

y solo encontraran preguntas,

ruegos, aprensivos designios.

¡No quiero sólo palabras!

¡No quiero envoltorios vacíos…!

que al pronunciar se escapan,

sólo quiero la entraña, el hilo,

que cose e hilvana la esencia

con su idea última, su sino.

Quiero lo que quiere el poeta,

el pronombre, sin sufijos,

el pronombre que nombre,

el nombre más preciso,

la alquimia selecta,

volátil, del destino,

alma del alma que pesa,

lo que pesa un suspiro,

alma del alma que besa,

en una palabra

un infinito.

De grillos y cuervos

Te vacías de grillos y cuervos,

disruptiva, unilateral,

de intenciones y argumentos,

destensando el cerebro,

de cimientos y plenilunios,

de gatos de garaje y arrabal.

Pensé en decirte una palabra:

piedra,

puñal,

o quizás hoy,

o quizás sal.

Pero esa palabra murió atascada,

bloqueada por grillos y cuervos,

por estrellas negras,

por miradas en el umbral.

Pensé en dedicarte un gesto,

caricia,

beso,

papel quizás,

o quizás señal,

grial de hiel o vino amargo,

indigesto teatro o ritual,

de este animal venido a menos,

descompuesto, trivial.

Te derramas en aspavientos,

disyuntiva, desigual,

de injurias vacilantes y duelos,

enturbiando el suelo y el cielo,

enhebrando el silencio

con teselas de pedernal.

Pensé en congelar el momento,

trance,

instante,

quizás lamento,

o quizás terminal,

voz clandestina de furtivo silencio,

verbo ilegítimo y glacial

que quedó colgando a las puertas

de una boca cosida a fuego,

de un agujero negro abisal.

∼ Imaginarte ∼ 

Nota: Muchos de vosotros ya sabréis que en mayo vio la luz mi segundo poemario, “Imaginarte” bajo la editorial mexicana “3K” de Rubén Verdugo, al quedar finalista del I concurso internacional de poesía romántica. La verdad es que a todos los efectos nunca pensé que fuera a ver la luz tan pronto, ya que es de esas obras que siento inacabadas, e incluso imperfectas. Y aún así ahí esta.

El poema que da título a todo este poemario lo escribí una semana antes de conocer a mi mujer. Nos conocimos a través de internet, y apenas llevábamos una semana hablando por teléfono cuando escribí este poema, que además me seleccionaron en un programa de radio para leerlo en antena. Así que le tengo un especial cariño.

La portada es de Jimena Coronado, una artista maravillosa que utilizó uno de sus cuadros para ilustrarla y de la que no puedo sentirme más orgulloso. Siempre estaré agradecido por ello así como a Rubén  por confiar en mis poemas más románticos y convertirlos en un libro.

Imaginarte, soñarte,

es otro modo de vivirte,

de sentirte conmigo,

de amarte antes de amarte,

de hacerle un quiebro al destino,

de sentir tu presencia al escucharte,

encender mis sentidos,

de pensar por pensarte,

ser feliz en un latido,

en un instante,

en un instante infinito.

 

“Imaginarte” disponible en Amazon