Niña piedra

Niña piedra, niña oscura,

orilla del abismo donde tus cuervos lloran,

tránsito inequívoco de las dudas de la memoria,

nadie sabe quién eres,

nadie sabe por qué te torturas,

nadie sabe de tu sonrisa triste,

solo quieren ver tus pedazos,

echar sal en tus ruinas,

a tus sueños clandestinos

de fantasmas y naufragios.

Niña piedra, niña oscura,

arrecife donde las esfinges

guardan la sangre derramada de sus derrotas,

nadie sabe quién eres,

¿quién eres?

Eres la herida

y el vientre helado

y el relámpago abstracto

donde rompe la espuma,

el milagro de la luna

donde los lobos se miran y aúllan.

Eres el reflejo de la otra cara de la lujuria,

donde unos labios se imaginan

y se desprenden sudando

buscando en esta jaula a su musa.

No saben que en tus ojos tristes,

en tus enormes ojos hay una música

que esconde el lenguaje de tu locura,

una batalla que hace tiempo que venciste

y una herida que aún supura,

a destiempo, siempre a destiempo,

pero que algunas veces dejas abierta

adrede,

quizás porque si la cierras del todo,

dejes de ser quien eres.

2 comentarios sobre “Niña piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s