∼ Imaginarte ∼ 

Nota: Muchos de vosotros ya sabréis que en mayo vio la luz mi segundo poemario, “Imaginarte” bajo la editorial mexicana “3K” de Rubén Verdugo, al quedar finalista del I concurso internacional de poesía romántica. La verdad es que a todos los efectos nunca pensé que fuera a ver la luz tan pronto, ya que es de esas obras que siento inacabadas, e incluso imperfectas. Y aún así ahí esta.

El poema que da título a todo este poemario lo escribí una semana antes de conocer a mi mujer. Nos conocimos a través de internet, y apenas llevábamos una semana hablando por teléfono cuando escribí este poema, que además me seleccionaron en un programa de radio para leerlo en antena. Así que le tengo un especial cariño.

La portada es de Jimena Coronado, una artista maravillosa que utilizó uno de sus cuadros para ilustrarla y de la que no puedo sentirme más orgulloso. Siempre estaré agradecido por ello así como a Rubén  por confiar en mis poemas más románticos y convertirlos en un libro.

Imaginarte, soñarte,

es otro modo de vivirte,

de sentirte conmigo,

de amarte antes de amarte,

de hacerle un quiebro al destino,

de sentir tu presencia al escucharte,

encender mis sentidos,

de pensar por pensarte,

ser feliz en un latido,

en un instante,

en un instante infinito.

 

“Imaginarte” disponible en Amazon

Anuncios

Tres cosas en mi vida solo quiero

Tres cosas en mi vida solo quiero,

amor sin medida,

comenzar de nuevo cada día,

y matar el miedo.

Ser auténtico, ser libre,

decir lo que pienso

pensar lo que siento,

un grito unánime,

de mis sentimientos,

que ya no me limita,

que sólo me invita

a soñar este sueño.

Tres cosas solo quiero,

el amor de mi vida,

la garantía indómita

de sentirme pleno,

perseguir una meta,

que nunca se alcanza,

y matar al que me mata

al que no me consuela,

a este fiel escudero

que cuando salto

me atrapa

y cuando caigo

me dilata

en el suelo.

Tres cosas solo quiero,

el amor por un lado,

por otro un hallazgo,

un atajo a mis sueños,

y por último un asesinato,

de este amo al que siervo

de este anónimo ingrato,

de este miedo enamorado

de mis esclavos silencios.