̴ Insomnio ̴

Áspero insomnio que duele a mi verbo,

a mis inacabados laberintos,

inciertos, blasfemos de polvo y espino,

ávidos de memorias y universos.

De tanta luz se desprendió el sentido,

de tanta bruma se malogró el reto

de sentirte, ardiente, con tu peso,

como parte de mi alma y mi destino.

Ya no quiero recorrer tu agonía

de alcoba vacía, de eterna sombra,

de copa derramada y tinta fría.

En esta hora de madrugada sobria,

de fiera tregua, de sangre precisa,

mi corazón devorará tus dogmas.

Anuncios

Esencia

Por las grietas de octubre

se escapa el tiempo herido,

la húmeda nostalgia, el vacío,

y el consuelo inherente, unido,

a veces dulce, a veces amargo,

a veces tan extraño y perdido.

Y pronuncio los nombres de todo,

como algo insólito, como un niño,

como si una palabra fuera conjuro,

esencia y presencia, hechizo,

que hace salir de su letargo,

el extracto, el alma, el sentido.

Digo corazón y siento la máquina,

el latir acuoso, el ingrato litigio,

el agujero negro, el negro pozo,

donde se hilvanan mis sinsentidos,

y descansan ilusiones y asombros,

miedos, agobios, ruidos.

Digo manos, y estas me miran

como si no fueran conmigo,

con las palmas boca arriba,

como si buscaran cobijo,

y solo encontraran preguntas,

ruegos, aprensivos designios.

¡No quiero sólo palabras!

¡No quiero envoltorios vacíos…!

que al pronunciar se escapan,

sólo quiero la entraña, el hilo,

que cose e hilvana la esencia

con su idea última, su sino.

Quiero lo que quiere el poeta,

el pronombre, sin sufijos,

el pronombre que nombre,

el nombre más preciso,

la alquimia selecta,

volátil, del destino,

alma del alma que pesa,

lo que pesa un suspiro,

alma del alma que besa,

en una palabra

un infinito.

∼ Imaginarte ∼ 

Nota: Muchos de vosotros ya sabréis que en mayo vio la luz mi segundo poemario, “Imaginarte” bajo la editorial mexicana “3K” de Rubén Verdugo, al quedar finalista del I concurso internacional de poesía romántica. La verdad es que a todos los efectos nunca pensé que fuera a ver la luz tan pronto, ya que es de esas obras que siento inacabadas, e incluso imperfectas. Y aún así ahí esta.

El poema que da título a todo este poemario lo escribí una semana antes de conocer a mi mujer. Nos conocimos a través de internet, y apenas llevábamos una semana hablando por teléfono cuando escribí este poema, que además me seleccionaron en un programa de radio para leerlo en antena. Así que le tengo un especial cariño.

La portada es de Jimena Coronado, una artista maravillosa que utilizó uno de sus cuadros para ilustrarla y de la que no puedo sentirme más orgulloso. Siempre estaré agradecido por ello así como a Rubén  por confiar en mis poemas más románticos y convertirlos en un libro.

Imaginarte, soñarte,

es otro modo de vivirte,

de sentirte conmigo,

de amarte antes de amarte,

de hacerle un quiebro al destino,

de sentir tu presencia al escucharte,

encender mis sentidos,

de pensar por pensarte,

ser feliz en un latido,

en un instante,

en un instante infinito.

 

“Imaginarte” disponible en Amazon