Estar partido

Intuías en el cobre

con tus manos de escarcha

una raíz, una llaga,

un dolor que entonces

no podías entender.

Y yo me movía invisible,

incompleto,

arrancado por entero,

de cuajo,

de una tierra imposible

de soñar o de creer.

Anuncios