Desenlace

He roto lazos con lo previsible

pues me muevo en tierra de nadie

como un ángel invisible

que lo ve todo y nada sabe.

Y todo lo que existe no es todo lo pensable:

cabe todo en tu mirada

y eso me hace vulnerable

a cada palabra hecha carne,

a cada enigma sublime

madre de mis sueños,

sangre de mi sangre:

¿cometa en tránsito

o estrella fija?

¿abismo en duda

o cielo que arde?

¿Quién sabe?

Rectilíneo, mi camino es lento;

improviso, pero no pretendo

pararme ni un momento

delante de tu imagen.

Y los días van recobrándose

con celeridad de esperanza

con infinitos que renacen,

con un azul de mañana,

¿ficción invasora

o simplemente arte?

¿reflejo del instinto

o reflejo del instante?

¿Quién sabe?

A ciegas me entrego,

placer de vuelo:

desenlace.