Calma que colma

Calma de agua que colma

el ruido interno

la negación constante,

despertar de hombre que roza

el dulce misterio,

el eterno instante,

¿es todo lo que todo asombra?

¿es todo un hecho?

¿es todo relevante?

Plenitud de agua que borras

y barres mi techo,

y te extiendes y me invades,

cúrvate en mí y reposa,

mójame muy dentro,

antes de que sea tarde.

Testigo íntimo que goza

de un lugar de privilegio,

de la lluvia que me parte

me envuelve y me desaloja,

haciendo de mis restos

húmeda presencia que arde.

Déjame naufragar en tus olas,

conjúgate en mis versos,

hazme inmortal entre mortales,

para ser el hombre que te nombra,

el mágico destello

calado hasta los huesos errantes.

Déjame soñarte a deshoras,

bañarme en tus besos,

mezclar mis lágrimas al llorarte,

principio, gota a gota,

intacto al desaliento,

último fin de todos los finales.

Anuncios

6 comentarios sobre “Calma que colma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s